Restauración SEAT TC 850

A continuación muestro la restauración de unos pequeñines que se encuentran deteriorados, no debemos olvidar que se trata de un juguete, estos coches han dado seguro muchas horas de diversión para finalmente quedar en este estado. Tienen bastantes desperfectos y faltas de piezas pero la carrocería se mantiene en buen estado en general por lo que con algo de esfuerzo, paciencia y bastantes piezas de recambio se puede conseguir un buen resultado.

Aprovecho para enviar mi más sincero agradecimiento a Paco A. por regalarme estos dos pequeñines que sin duda recibirán los cuidados que merecen. ;)


Comienzo identificando los desperfectos, se resumen en:

AZUL 
- Faltas: cristal, marcos de ventanas, tornillo fijación, imán y pareja de escobillas del motor, barra de plástico negro del motor (fijación a bancada), guía y tornillo, trencillas, dorsal delantero, parachoques trasero.
- Desperfectos: Tirantes delanteros del techo, soldaduras interiores, suciedad.

  
BLANCO
- Faltas: un marco de ventana, tornillo fijación, una escobillas del motor, guía y tornillo, trencillas, dorsales laterales, parachoques trasero, funda aislante para el muelle del motor.
- Desperfectos: Tirantes delanteros del techo, soldaduras interiores, suciedad, al cristal le falta un trozo delante y otro detrás, el chasis tiene un agujero donde va ubicado el tornillo de fijación, una patilla de la bancada del motor está partida, la bandeja de pilotos está partida, el marco de la ventana derecha está partido y falta el vierteaguas que se prolonga hacia la parte trasera del vehículo, una de las llantas tiene cierta holgura y se sale con facilidad.


Emplearemos el siguiente material y herramientas, añadir un soldador, un secador de pelo y alcohol que no salen en la foto.


Procedo al desmontaje de todos los elementos y embolsado para que no se mezclen los del coche azul con los del coche blanco, si bien es cierto, nunca sabré cuál era el chasis de cada uno puesto que ya los encontré desmontados. Retiro también los dorsales que posteriormente volveré a pegar, la limpieza y pulido resulta mucho más sencilla sin dorsales de papel que se deterioran con facilidad.
A continuación muestro la imagen inicial de los vehículos desmontados. A parte de los desperfectos ya descritos, señalar que los cablecillos del motor son cortos, seguramente porque fueron manipulados anteriormente por su dueño, en la infancia, los neumáticos están cristalizados y en fase de descomposición, se encuentran adheridos a las llantas como suele pasar con estos neumáticos tan antiguos. Por suerte los vehículos estaban, casualmente, desmontados y las carrocerías no han sufrido los vapores propios de dicha descomposición.


Se plantean una serie de decisiones que, si bien tengo argumentos en pro y contra de estas, las he resuelto de la siguiente manera:
  1. Sustituir el cristal roto original por uno Altaya nuevo: SI
  2. Sustituir latiguillos cable motor original cortos por unos nuevos Slotmanía: SI
  3. Comprar guías y tornillos repro u originales: ORIGINALES
  4. Comprar parachoques trasero y marcos puertas original o Altaya: ALTAYA
  5. Comprar escobillas para motor repro Slotmanía u originales: ORIGINALES

Ninguno de los elementos está extraordinariamente sucio, por lo que no es preciso sumergir en agua caliente, ni usar cepillo de dientes, ni Fairy, basta una limpieza superficial con pulimento líquido TITANLUX y bastoncillos para los oídos, con cuidado de no aplicar a los adhesivos (banda negra) que son originales y están en buen estado.
En cuanto a las llantas, retiro con sumo cuidado los neumáticos y elimino los restos de neumático ayudándome del cuter, con mucho cuidado para no dejar marcas en la llanta. Finalmente, por suerte, los neumáticos no estaban muy pegados y requiere poco esfuerzo, obtengo un resultado perfecto.
Comienzo con el motor, puesto que casualmente dispongo de un imán, lo único que me quedó de la pareja de Corvettes de mi infancia allá por 1979, lástima, lástima, lástima, recuerdo el día que se rompió el granate y como fue pegado con pegamento Imedio.... !qué pasa! ¿aún no habían inventado la acetona?... Ese "pegamentazo" fue el principio de su declive. Posteriormente cayó su compañero azul celeste, sin embargo su carrocería resistió hasta más allá de mi adolescencia, momento en el que sentí que era bueno romper con la infancia y tanto la caja del circuito como esa carrocería "inservible" acabaron en el contenedor.... !!!mamarracho!!! Nunca me arrepentiré lo suficiente, espero que no acabase en un vertedero... aunque es lo más probable.
La barra negra delantera del motor mediante la que se acopla a la bancada del chasis tampoco la tengo, por lo que fabrico una con material que proviene del radio control  tiene el diámetro perfecto, sólo hay que cortar y hacer más finos los extremos para que encaje en la bancada, en menos de una hora está perfecto, he visto algunas piezas originales con menos aspecto de serlo que esta.
Finalizo los motores sustituyendo los cables por reproducciones Slotmanía que, en mi opinión, quedan bien, realizo las soldaduras oportunas, limpieza de motores, tampoco excesiva, no me gusta que parezcan nuevos. He visto algunas restauraciones que después de ponerlos a punto quedan en mejor estado que como los vendía Exin, yo particularmente no busco ese nivel de restauración, me gusta que se note la edad que tienen, los desperfectos, el paso del tiempo por ellos.
Consigo dos carrocerías Altaya que servirán como donantes de "lunas", marcos de puertas y parachoques trasero. Desmonto los elementos con cuidado. En el caso de los cristales, vienen tampografiados, elimino la tampografía con un algodón y alcohol, quedan impecables. Esto es lo que sobra de las carrocerías Altaya:

  
La parte más agradecida de una restauración es la reparación del chasis o de la carrocería puesto que son las que entrañan mayor dificultad y las más vistosas. Para llevar a cabo esta restauración necesito tres donantes que he conseguido con bastante facilidad, un chasis negro de un Lancia que yo tenía, una carrocería blanca de un Stratos y una carrocería azul claro de un Ford GT, estos dos últimos muestras gratuitas del vendedor que me proporcionó los recambios originales necesitados en la restauración.


Para restaurar el agujero, a través del que se "cuela" el tornillo de fijación del chasis, empleo un "tetón" que proviene del chasis del desguace del Lancia, corto con facilidad el tetón incluyendo parte de la base del chasis y lo encajo en el agujero existente en el chasis del Seat TC 850, hago algunos ajustes y finalmente acopla perfectamente. Tomo medidas del chasis del modelo azul que está en perfecto estado para que la reproducción sea lo más fiel al original y procedo a pegarlo con acetona. A continuación se puede ver el resultado, por el interior (algo más feo) y por el exterior (correcto).



Para la restauración de los pilares delanteros actuamos en dos fases, primero enderezamos los pilares aplicando calor con un secador de pelo. Después procedemos a la unión de estos a la carrocería, para lo que se toma material del donante, muestras muy pequeñas que corto en múltiples trozos minúsculos para que se deshagan más fácilmente con la acetona pura. Una vez está constituida la pasta, aplico con un pincel a modo de pegamento. El exceso de "pegamento" será retirado una vez seco con un cuter. Para el caso del pilar izquierdo de la carrocería blanca, es necesario reconstruirlo puesto que falta material, para esto corto del Stratos una porción de dimensiones similares al hueco a completar, encinto para conseguir que quede bien fijado y en la longitud y posición correctas y aplico masilla de butirato con acetona. La unión de los pilares y su reconstrucción la realizo con el cristal montado y fijado con cinta, de esta manera garantizo un acople perfecto. A continuación, dejar endurecer, lijar con lija muy fina, sin grano y finalmente pulir con el pulimento líquido TITANLUX. Los pilares traseros también requieren ser enderezados, basta aplicar calor con un secador y mucha paciencia, un exceso de calor puede dar por finalizada la reconstrucción antes de tiempo, de manera irreversible.





  
La bandeja de pilotos la reparo simplemente con acetona, aplico acetona con un pincel, sujeto firmemente y espero a que se unan las partes, el resultado es muy bueno y muy limpio. En la fase final de montaje de la bandeja de pilotos, reconstruyo los tetones para que la bandeja quede sujeta igual que el original. Para esto corto de las carrocerías donantes piezas estrechas y largas que puedan servir como prolongación de los tetones que por suerte se conservan todos aunque los delanteros son cortos. Aplico los nuevos tetones con acetona y quedan fijados de manera más o menos consistente. Finalmente para dar el efecto realista deseado los remato con soldador. He apreciado que en el caso de la carrocería blanca sobre la que no pegué los tetones tal como he descrito sino que hice una masilla de butirato y acetona, al aplicar calor con el soldador se generaban burbujas en el material, el resultado es bueno también, pero pienso que es más realista pegar tetones con acetona sin conformar un pegote mezcla de butirato y acetona.



Finalmente aplico los marcos de las ventanas, que si bien encajan casi a la perfección, no terminan de quedar bien fijos, así que procedo a pegarlos con una cantidad minúscula de pegamento de dos compuestos PATEX, he elegido este tipo de pegamento porque es transparente, se puede retirar en caso de error, no deja mancha. Si se aplica la cantidad adecuada, la fijación es buena e inapreciable.
El resultado es este:



Las pegatinas reproducidas no quedaron del todo naturales por lo que pasado un tiempo he vuelto con ellas, pienso que ahora son más realistas.


Esto ha sido todo por ahora, espero que este tutorial os anime en vuestras restauraciones y os sea de utilidad.

Un saludo,


1 comentario:

  1. Estupendo regalo que te han hecho, y merecida restauración.


    Saludos

    ResponderEliminar