Cómo conservar nuestros coches Exin

Por todos es sabido que los coches Exin sufren agresiones a lo largo de su vida, este podría ser el diario de muchos de estos "pequeñines":
 
- En la infancia ni siquiera guardados, más bien, "tirados por ahí" o simplemente "donde lo guarda mamá".
 
- Más tarde, tal vez de cualquier manera encima de algún armario cogiendo polvo. Por supuesto los mandos con sus cables enrollados alrededor... con lo malo que es eso. En otros casos aún peores pueden acabar en un trastero, donde la temperatura y humedad son ideales para los hongos y el óxido.
 
- Finalmente, tarde o temprano, como si de selección natural se tratase, los supervivientes, que parecen muchos pero en realidad son pocos, acabarán en manos de algún coleccionista profesional o aficionado por lo que ahí van unos consejos...

Si queremos que dentro de unos años, estos "pequeñines", se muestren tal como fueron fabricados, hay que echarles una mano puesto que son muchas las causas que pueden dañarlos de manera involuntaria:

- Humedad: Afecta a las cajas de cartón y el cartón tiene difícil reparación.
 
- Temperatura: Puede deformar chasis y carrocería, llegando a encogerla.
 
- Vapores vulcanización: Afecta a la carrocería generando manchas internas en el plástico de difícil o imposible solución.


- Vulcanización: Afecta a los neumáticos que quedan adheridos a las llantas, posteriormente al retirarlos acabamos dañando o eliminando el cromado de estas llantas.


- Hongos: Afecta a chasis y carrocería generando una capa de manchas de color blanco y llegando a deformarlos.


 
De todas las causas, la que me anima a emplear un método de conservación, es la vulcanización de los neumáticos puesto que puede afectar de manera irreversible a la carrocería y llantas. Consiste en la descomposición de uno o varios neumáticos, éstos se endurecen perdiendo toda flexibilidad y durante el proceso los vapores emitidos se filtran al interior de la carrocería produciendo unas manchas irreversibles que deterioran el modelo.
No vamos a valorar si una colección "correctamente almacenada" es bonita, , se trata de una decisión pensando únicamente en la conservación y no en el disfrute. Por supuesto cada uno deberá tomar su decisión, yo ya he tomado la mía.
Para el almacenamiento de los coches emplearemos tarteras desechables como la de la imagen, no todos los coches tienen el mismo tamaño por lo que podemos adquirir distintos tamaños de tarteras.
 

Desmontamos los neumáticos de los coches, en ese momento probablemente descubramos algún nuevo neumático en ese lamentable e irreversible proceso. Introducimos coche y neumáticos en bolsas herméticas separadas.


Ponemos polvos de talco a los neumáticos para su conservación, esto evitará su deterioro. Nuestro coche quedará de esta manera, que si no es la más vistosa, sí que es la más conveniente, evitamos la humedad, los vapores de los neumáticos y también deformaciones del modelo por aplastamiento.


No os quepa duda que de este modo alargaréis la vida de vuestros Exines y su estado de conservación quedará casi garantizado. 

2 comentarios:

  1. menuda tontería guardarlos,asi no los puedes ver ni enseñar a nadie.pienso que uno colecciona para si mismo ,para su disfrute y tu lo haces pensando en un futuro en el que tu ya no estaras y quien los herede seguro que no los cuidara como tu,en fin esa es mi opinión que para guardarlos no los tengo.saludos

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con ambos, una solución salomónica es exponerlos en vitrina sin neumáticos y a la ahora de mostrarlos en acción sobre la pista montarles los neumáticos guardados. En mis carnes he visto cómo algunos neumáticos de modelos que tengo expuestos en mi vitrina, han acabado fundiéndose y pegándose en las baldas de cristal, supongo que por esa reacción química de vulcanización.

    ResponderEliminar